consejos para ahorrar en los viajes

Muchas veces nos han preguntado cómo planificamos nuestros viajes y cómo gestionamos algunos aspectos prácticos del mismo cuando estamos en ruta o cuando volvemos.

controla tus gastos

Parece una perogrullada, pero si no sabes cuánto estás gastando tampoco sabes si es mucho o si es poco. Además de plantearte un presupuesto diario antes de comenzar, es necesario que controles lo que gastas cada día para ver si te estás ajustando a ese presupuesto, si estás gastando demasiado o si, simplemente, era un presupuesto inviable y te equivocaste antes de salir de casa.

viaja en temporada baja para ahorrar

Aunque pueda parecer otra obviedad, las fechas en las que viaja todo el mundo son las más caras. Si puedes, evita las vacaciones de verano, los puentes, la semana santa, las navidades… y no olvides las fiestas locales del destino. Encontrarte en China en plena fiesta del trabajo puede hacer que sea imposible encontrar un billete de autobús o de tren para moverse por el país –lo sabemos por experiencia

Sé flexible para viajar más barato

Si tu ilusión es viajar y no tanto el destino al que ir, tienes dos posibilidades: dejar que sean las ofertas las que decidan dónde ir

Los precios de las compañías low cost están ajustados para su beneficio, no lo olvides. Si necesitas facturar tu equipaje, es posible que la maleta tenga que pagar un billete más caro que el tuyo y que una compañía “normal” sea más económica. Recuerda que la manera de aprovechar las compañías de bajo coste es viajando sólo con equipaje de mano.

A pesar de las tasas de los aeropuertos, en muchas ocasiones los billetes más económicos son los que hacen escalas. Eso sí, el tiempo también es dinero, valora las horas de espera en mitad de la nada frente al dinero del billete directo.

ahorrar en los viajes

La prisa es siempre mala consejera. Como dicen en muchos países: prisa mata. Nos hace perdernos lugares increíbles y gastar mucho dinero en transportes para llegar justo en ese momento. Sabemos que no todo el mundo –de hecho casi nadie– puede permitirse estirar su viaje como si se tratara de un chicle, pero hay que decirlo: la mejor forma de ahorrar viajando es no teniendo prisa.

Aunque, como decíamos, viajar por tierra suele ser más barato que hacerlo en avión, no está de más suscribirse a los boletines de noticias de las compañías aéreas locales, nunca se sabe cuando una buena oferta te puede alegrar el día.

Los autobuses, trenes, barcos… en los que vaya la población local serán siempre los más económicos. Puede que no tengan aire acondicionado, tarden más horas en hacer el mismo recorrido, vayan abarrotados de gente… pero también son la mejor manera de conocer a las personas del lugar, charlar con ellas, hacer amigos. Quién sabe, incluso pueden invitarte a comer en su casa o hasta a pasar la noche con sus familias.

Alojamiento: hoteles baratos y otras formas de ahorrar en los viajes

Al igual que hemos dicho con las compañías aéreas, las cadenas hoteleras también sacan grandes ofertas para sus habitaciones. De nuevo, suscríbete a sus boletines de noticias y sigue sus perfiles en redes sociales, nunca está de más dormir una noche en un cinco estrellas.

Las habitaciones de hotel libres son un gasto para los hoteleros y, cuanto más tarde sea, más gasto supone al haber menos posibilidades de llenarlas. En muchos hoteles puedes conseguir mejores precios a partir de las 18 horas. Si estás en el destino y no tienes donde dormir, acércate a los hoteles y trata de conseguir precios mejores a partir de esa hora.

Los nuevos hoteles, los que acaban de abrir, suelen hacer ofertas de apertura para conseguir huéspedes. ¿Nunca te has planteado ser el primer huésped de un hotel? Puede ser mucho más barato de lo que piensas. Busca noticias en internet de inauguraciones de hoteles y prueba suerte.

Cómo ahorrar en comida y comer sano en los viajes

El mejor consejo para ahorrar en la comida es, como siempre, comer donde comen los locales. Los restaurantes de menú del día donde van los obreros son una opción perfecta para probar la gastronomía local al mejor precio.

Visitar un mercado de abastos siempre es recomendable para tomar el pulso de una ciudad, pero también para ahorrar en comida. No te digo que compres unas chuletas y la hagas a la brasa –que también puede ser si tienes cocina–. En los mercados de abastos de medio mundo también hay puestos de comida. Busca el que más gente tenga y ponte a la cola, si ellos están esperando será que merece la pena.

Excursiones y entradas: encuentra las más baratas para ahorrar en los viajes

Aunque muchos piensan que la mejor forma de ahorrar en turismo es no hacerlo si el lugar es caro, nosotros creemos que el hecho de que la entrada sea cara no es excusa para no ir una vez que has llegado a la otra punta del mundo.

Cuando se trata de contratar una excursión–hay cosas que necesitan ser explicadas–, de nuevo: prisa mata. Tómate tu tiempo para visitar varias agencias y compara lo que ofrece cada una con sus precios. Dependiendo del país nunca está de más tratar de regatear.

En muchas ciudades hay tours gratuitos, aunque se espera que des la voluntad al acabar, o asociaciones de jubilados que, a cambio de la comida y el transporte del día, te enseñan su ciudad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: